El acoso sexual, o también conocido como hostigamiento sexual, es toda aquella conducta de carácter sexual o naturaleza sexual indeseada por quién la recibe (la víctima). El hostigamiento sexual se puede dar cualquier lugar ambiente hostil, ya sea en las calles, ambiente laboral e incluso en el mismo hogar. El hostigamiento sexual puede presentar tanto físico, como gestual, escrito, verbal o gráfico, todo gesto que tenga alguna connotación lasciva.

Y ahora, si sientes que estás pasando por una situación de hostigamiento sexual, donde te sientes incómoda, enojada o lastimada, es bueno identificar y tomar cartas en el asunto para lograr poner una sanción del hostigamiento.

Pero la pregunta del millón es, ¿qué debo hacer si soy víctima de algún tipo de abuso sexual? Es por eso que hemos traído 6 puntos esenciales que debes tomar ante una situación de acoso sexual u hostigamiento sexual:

Identifica tu agresor

acoso sexual

Es muy importante identificar el agresor en el contexto que sea. Quién es el causante de esta violencia sexual y cuáles son sus conductas de hostigamiento sexual.

Este punto es clave porque así se pueden tomar medidas acerca de la política de acoso y al mismo tiempo protegerte a ti misma en ese momento de hostigamiento sexual.

Identifica que es lo que el agresor hace que consideras una conducta de acoso sexual o conductas de hostigamiento, algunas pueden ser: Conductas de acoso verbal, como hacer chistes sexuales o comentarios sexuales, gestos de contenido sexual, actividad sexual, como tocarte físicamente de una manera sexual sin tu consentimiento, crear rumores sexuales, crear atención sexual, como solicitud de favores, como fotos desnudas, insistirte en tener relaciones sexuales o forzarte a tener intercurso, te muestre sus genitales, caricias o contacto físico no deseado en cualquier ambiente hostil.

Estas solo son algunas actitudes de acoso sexual consideradas como delito de acoso. Es crucial identificar las conductas de hostigación de tu agresor y si hay algún patrón de comportamiento para tomar acción inmediata.

Busca ayuda

acoso sexual

Este segundo punto es clave en este proceso, porque viviendo la situación, sabemos que no es fácil tomar cartas sobre el asunto, sin embargo, cuando pedimos atención especializada y nos rodeamos de personas que nos apoyan como nuestro entorno familiar, hace que este proceso no tengamos que pasarlo solas.

Buscar ayuda comienza con el paso de hablar sobre lo que estás pasando, ya sea a un psicólogo, tus amigas o mamá, alguien en quien confíes y que sepas que esa persona te va a impulsar a denunciar, que realmente esa persona te va a ayudar. Esto nos lleva al siguiente punto.

Denuncia

acoso sexual

Antes de dar este paso es importante informarte, asesorarte con cada paso que tengas que dar para proceder a la denuncia, sin importar el contexto de donde estás siendo víctima de delito de acoso sexual.

La mayoría de lugares, como centros educativos, centros de trabajo y demás, cuentan con una política para protegerte en medio de una situación de acoso. Es por eso que es fundamental que hables y denuncies lo que está pasando, sin temor y sin pensar “no vale la pena hablar”, claro que vale la pena.

El mismo hecho de denunciar, también es un paso de acción no solo para ti, también para otras chicas que quizás pasan por los mismos serios abusos y aún no se atreven a denunciar.

Adiós a la culpa

acoso sexual

La culpa, la culpa, es el principal enemigo en situaciones de abuso, pero recuerda que tú eres la persona acosada y nadie merece actos ser víctima de hostigamiento.

Es por eso que este punto entra a aquí, ante esto es importante recordarnos una y otra vez la verdad.

¿Cuál es la verdad? Que no tienes nada de culpa en esto, fuiste objeto de violencia y un acto de acoso.

No dejes que ningún gigante de culpa te haga sentir que todo esto está pasando por tu culpa, sino por la persona acosadora. Mereces sentirte segura y amada.

Recuerda la verdad del asunto, una y otra vez, independientemente de lo que el agresor te diga, esto es cuestión de acoso a víctimas.

Pide apoyo emocional para este proceso

acoso sexual

Ante cualquier proceso de abuso/agresión es muy crucial, durante y después de todo, buscar apoyo profesional para trabajar en el área emocional sobre el concepto de acoso.

Es fundamental procesar y sanar este proceso donde sabemos que no es fácil y que en la mayoría de casos nos pueden dejar o provocar muchos temores e inseguridades debido a la evidencia de acoso. Por eso es clave trabajar en esto y que mejor con alguien que realmente sepa y pueda guiarte intencionalmente en ese proceso de sanidad.

Involúcrate en campañas/charlas contra el acoso sexual

acoso sexual

Por último, algo que puede traer libertad y mucha ayuda en tu proceso, es conocer a otras personas también fueron víctimas de abusos sexuales y que salieron de donde tú estás o de donde saliste.

Escuchar testimonios de otras mujeres y el saber que podemos ayudar y apoyar a otras chicas que estén pasando por acoso sexual o por algún tipo de hostigamiento sexual en nuestra vida cotidiana.

Para terminar…

Independientemente de cómo ocurra el acoso sexual, ya sea en persona, con actitudes de carácter o en línea a través de las redes sociales, el acoso no está bien y nunca lo estará. Definitivamente, esto es algo que tenemos que denunciar y tomar todas las medidas del caso.

No hay ninguna excusa para este tipo de comportamiento y conductas de carácter que muchos agresores tienden a poner la culpa en las víctimas, es por eso que debemos poner atención a estos actos de hostigamiento y liberar toda culpa que quiera ponerse en nosotras, ya sea por lo que usemos de ropa, por nuestra personalidad, por nuestros puestos de trabajos, por ser mujeres, entre otras cosas…

Y, por otro lado, es que si tal vez nosotras no estamos atravesando algo así, pero quizás conoces a alguna chica que sí, está siendo víctima del hostigamiento, quizás tu hermana, tu mamá, una amiga o tu vecina.

Es importante nosotras saber cómo apoyar a estas chicas también y aquí se aplican los mismos 6 puntos. Escucharla y crear una red de apoyo, saber quién es el acosador, inspirarla y animarla a denunciar, recordarle la verdad para que esté lejos de cualquier culpa, anímala a buscar apoyo profesional y acompáñala a estas campañas contra el acoso o maltrato a la mujer.

Avancemos y protejámonos juntas en estos procesos que son incómodos o dolorosos. Recuerda siempre que el tomar acción está en tus manos, no tengas miedo a enfrentar y denunciar estos actos de violencia, deja la culpa a un lado y decide tomar acción.

Nuestros lectores también están leyendo articulos relacionados a este tema como: