El agotamiento mental es una realidad: Con el inicio del confinamiento por la pandemia comenzamos a sobresaturarnos de trabajo, por alguna razón, el hecho de estar en casa nos hacía sentir que todo el tiempo debíamos ser “productivos” y apenas nos dábamos tiempo para respirar causándonos un montón de cansancio mental, que incluían dolores de cabeza constantes.

Aún a finales del 2022 seguimos con la tendencia de querer estar activos todo el tiempo y no nos damos la oportunidad de descansar, lo cual causa tanto agotamiento físico como cansancio emocional.

Trabajar, trabajar y trabajar, pero ¿dónde queda nuestro tiempo para descansar y relajarnos? Exacto, lo eliminamos de nuestra vida, lo cual no es para nada saludable ni para nuestra salud física ni mental, pues el agotamiento mental trae consecuencias tanto a nivel físico como cansancio físico, como a nivel mental y emocional.

¿Qué es el agotamiento mental?

Agotamiento mental

Es cuando el cansancio llega a ser un desgaste mental debido a situaciones de estrés y el simple hecho de levantarse de la cama y realizar tu rutina diaria implica un reto e incluso causa fatiga física. Te encuentras tan saturada de esa situación de estrés que el cansancio traspasa a un plano físico y trae consigo dolores musculares que son señales de agotamiento emocional o agotamiento psicológico. El no saber cuando decir “hasta aquí” en ámbitos como el estrés laboral, puede cobrar una factura muy cara para nuestra salud que contienen factores de riesgo.

Suena difícil combatir el cansancio mental cuando tenemos responsabilidades a nivel laboral como el trabajo o la escuela, es decir, no podemos simplemente quedarnos en cama y esperar a que todo se resuelva por arte de magia. Por suerte, en este artículo les daré algunos consejos para combatir la fatiga mental y el agotamiento emocional al no sobresaturarnos de actividades ni sentirnos culpables por descansar al recibir un llamado agotamiento durante una situación de estrés.

Síntomas o factores relacionados con el agotamiento mental

Trastornos del sueño

Agotamiento mental

Te cuesta conciliar el sueño, pues tu mente no deja de pensar en las actividades que te quedaron pendientes en el día y las que tendrás que hacer al siguiente, lo que te genera estrés prolongado e insomnio, que es la dificultad para dormir. Y si logras dormir, duermes poco o no descansas realmente.

Dificultad de concentración

Agotamiento mental

Tu cuerpo está presente en un lugar, pero tu mente ha vagado muy, muy lejos. Estás frente a tu ordenador y llevas más de media hora tratando de responder ese correo electrónico de tu jefe, te cuesta seguir indicaciones porque no estás del todo presente en el lugar, tu mente trata de tomar ese break que tanto te niegas a tomar.

Dolores musculares

Agotamiento mental

El cansancio mental ha traspasado al plano físico y tienes dolores musculares, te duele la espalda de tanto estrés, tus hombros están tensos y no sabes si es mejor estar sentado, parado, acostado, lo que buscas es eliminar esa sensación de dolor.

Problemas gastrointestinales

Agotamiento mental

Si eres una persona muy emocional, es común que tu estómago hable por ti muchas veces, con esto me refiero a que demasiado estrés en tu vida puede causarte problemas como úlceras por estrés o que incluso vayas más frecuentemente al baño por la tensión acumulada.

Formas de combatir el agotamiento mental

Yoga y meditación

Agotamiento mental

Muchos dicen que el yoga no es un deporte, dejaremos esa discusión para después. Por ahora, lo que tienes que saber es que dedicar por las mañanas unos minutos a hacer yoga y/o meditación te ayudará a conectarte contigo misma y relajarte, el yoga ayuda a que tus músculos liberen tensión y la meditación a conectarte con el presente, el aquí y el ahora.

Movimiento y deporte

Agotamiento mental

Apenas puedes salir de la cama y pensar en salir a practicar alguna clase de deporte parece un suplicio, pero mantenerte en movimiento con actividad física libera endorfinas que son sustancias químicas que produce el cerebro y actúan como un analgésico que mejora tu estado de ánimo, además ayuda a disminuir la producción de cortisol que es la hormona del estrés.

Alimentación e hidratación

Agotamiento mental

Lo que comes es importante. Es normal que después de un día difícil quieras llegar a tu casa a comer helado y toda la comida chatarra a tu alcance, pero eso más tarde te hará sentir culpable y te generará más estrés. Es mejor consumir alimentos que te aporten energía a corto y largo plazo, como ácidos grasos y omega-3. Además, una buena alimentación es una pieza clave para sentirse bien con una misma.

También es importante que tomes suficiente agua natural para mantenerte hidratada y tratar de evitar bebidas estimulantes como el café al menos ocho horas antes de dormir.

Toma descansos

Agotamiento mental

Tal vez sea complicado que en el trabajo puedas tomar una siesta, pero no es imposible que te alejes por unos minutos de tus actividades y te dediques a practicar la respiración consciente, que es un ejercicio que enseñan en la meditación, esto para relajarte y volver con energía y poder concentrarte en el presente.

Ir a terapia

Agotamiento mental

Si sientes que el desgaste mental es demasiado y ninguna de las cosas que se ha mencionado con anterioridad han dado resultado en ti, puedes considerar la opción de acudir con un especialista de salud mental, él te puede apoyar con ese agotamiento mental e incluso ayudarte a sanar heridas que no sabías que tenías que curar.

¿Cómo puedes evitar el agotamiento mental?

Establecer un buen ambiente de trabajo y convivencia

Agotamiento mental

El ambiente de trabajo en el que nos desenvolvemos afecta directamente nuestro estado de ánimo, si el ambiente es hostil y abusivo, será obvio que te frustres con facilidad. Por lo cual es importante que trates de hablar con tus compañeros o con el área de Recursos Humanos para fomentar un ambiente agradable. Actividades sencillas como celebrar los cumpleaños de los empleados puede ayudar a que se sientan importantes dentro de la empresa.

Priorizar el autocuidado

Agotamiento mental

Priorizar tu salud mental por encima de cualquier vínculo emocional o laboral siempre será lo más saludable. Si tienes que tomar medidas drásticas como ver otras opciones de trabajo o disminuir tu círculo de amigos, nunca debes de sentirte culpable por ello.

Marcar límites laborales y personales

Agotamiento mental

Muchas veces las personas abusan de nuestra buena voluntad para hacer las cosas, aplica en el trabajo y en relaciones interpersonales. Ya termina tu jornada laboral y básicamente te exigen que te quedes horas extra hasta terminar los pendientes del día, debes recordarles que manejas un horario laboral y si no se terminó en un día es probable que ellos (los jefes) tengan que replantearse si los tiempos de entrega de algún proyecto es realista. A veces hablar con tu jefe y pedirle un par de días para descansar puede ayudarte a sentirte mejor.

Para finalizar…

Las únicas personas que se molestan cuando pones límites, son las que se beneficiaban de que no lo hicieras, aplica para el trabajo, amigos y familiares. A veces hasta nuestros “amigos” o familiares abusan de tu buena disposición y te quieren hacer sentir culpable cuando no puedes hacer algo por ellos, eso es manipulación y chantaje emocional. No te sientas culpable si tienes que cortar lazos para darte paz mental.

Nuestras lectoras también están leyendo artículos relacionados con este tema como: