Tener el corazón roto es de las peores sensaciones que puedes sentir en el mundo, a veces es tanto el dolor que traspasa al plano físico, así como un dolor en el pecho, lo cual se reconoce como el síndrome del corazón roto. Pero no siempre se nos rompe el corazón por una ruptura sentimental, los amigos también tienen la capacidad de rompernos el corazón. Que difíciles son las relaciones en la vida real.

Ya sea por un compañero de vida o por alguna amistad que termina, la tristeza que acompaña a un corazón roto es innegable y muchas veces faltan las palabras para poder describir el dolor y los síntomas parecidos que lo acompaña. La soledad que sentimos y la intensidad de nuestro dolor es tanta que a veces nos convencemos de que nadie lo entenderá y terminamos alejándonos de todo el mundo y nos encerramos en nuestra burbuja de miseria y dolor, al punto de desarrollar trastorno de ansiedad.

Pero bien dicen que no hay mal, que por bien no venga y aunque muchas veces parezca demasiado oscuro el camino, les aseguro que uno de los aspectos positivos de los corazones rotos, es la sabiduría que adquirimos con este doloroso proceso. Sin embargo, ¿Por qué tenemos que aprender con dolor? Está en nuestras manos decidir cómo procesamos este dolor, a continuación, les dejo 6 consejos para aliviar un corazón roto y salir bien mejores que nunca.

Sufrirlo

corazón roto sufrirlo

Que duela todo lo que tenga que doler. No limites a tu corazón roto a la hora de sentir, llora lo que sea necesario, come helado, ve películas tristes, sufre, aunque sientas ese agudo dolor. Puede sonar trillado, pero es muy importante dejar salir el dolor y no dejar nada dentro de nuestro corazón destrozado, porque si no tenemos cuidado, ese dolor se puede transformar en un malestar físico con dolor de pecho.

María Félix dijo alguna vez: “a un hombre hay que llorarle tres días… y al cuarto te pones tacones y ropa nueva”. Eso es algo que en lo personal siempre me motiva a la hora de terminar una relación y salir del síndrome del corazón roto. Seguir consejos de mujeres icónicas siempre es algo que me motiva, porque pienso “si ellas que fueron o son unas guerreras pudieron salir de eso, yo también puedo”.

Aceptarlo

corazón roto aceptarlo

No funcionaron las cosas (con tu pareja o esa amistad que tanto apreciabas), es momento de aceptarlo y seguir adelante. Lleva tiempo y es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero una vez que lo aceptas puedes empezar a ver formas sanas de lidiar con tu sufrimiento.

Si esa relación no funcionó o sufriste un rechazo romántico, no es culpa tuya, recuerda que para que las relaciones funcionen, los dos deben involucrarse y a veces damos más de lo que la otra persona estuvo dispuesta a dar.

Rodéate de gente que te ama

corazón roto

Necesitaremos muchos apapachos y abrazos, así que no dudes en llamar a ese amigo/a que se siente como tu 911 o a tu red de apoyo emocional. Probablemente, te quieras hacer la fuerte y te quieras convencer a ti misma que puedes lidiar con la situación sola, y puede que tengas razón, a veces la separación física es efectiva. Nadie pone en duda tu fortaleza, pero a veces nos ayuda mucho tener compañía que nos hace ver las cosas desde otro punto de vista y que está dispuesta a poner su hombro para que podamos llorar y recargar energía para ese corazón roto.

No aparentes que todo está bien

corazón roto

Te rompieron el corazón, no quieras aparentar que nada pasó y que estás bien, porque eso podría causarte un trastorno de ansiedad. Ocultar tus heridas únicamente hará que el proceso de sanación sea más lento y doloroso, pues ocultamos nuestro sentir a la gente que realmente se preocupa por nosotras. Incluso está bien si decides tomarte un par de días alejada de tus compromisos sociales para sufrirlo en paz. La soledad a veces es buena y nos ayuda a pensar las cosas con claridad.

También es un buen momento para hablar con tu red de apoyo sobre lo sucedido y desahogarte, como dije en el paso uno, lo importante es sufrirlo para poder sanar, e incluso esas personas que son tu red de apoyo, quizás también hayan pasado por la misma situación y tuvieron síntomas similares por lo cual pueden ayudarte.

Escribe tus sentimientos

corazón roto

A veces explicar las cosas en voz alta puede resultar complicado, recurre a la escritura para expresar lo que sientes. Y si de plano la escritura no es lo tuyo, puedes dibujarlo. El punto es sacar esa montaña rusa de emociones de tu sistema. Incluso puedes llegar a tener una oportunidad de oro al monetizar tu dolor cuando estés lista: puedes escribir un libro, hacer un podcast o un canal de YouTube. Hay que aprovechar la experiencia que se adquiere con el dolor. Hay que ser tan listas como Taylor Swift, que ha escrito sobre sus experiencias, lo vive y saca provecho.

Sal al aire libre

corazón roto

No te aísles, es lo peor que puedes hacer. Sal al parque y haz ejercicio para distraerte un poco. Salir con amigos, a un café, a caminar o simplemente a contemplar la naturaleza son cosas que nos ayudan a aliviar poco a poco el dolor y a verle lado bueno a la vida otra vez. Pero por lo que más quieras, no te quedes encerrada, sufrirlo un par de días está bien, pero no puedes ocultarte para siempre, sin contar que tus hormonas del estrés estarán por el cielo y estarás en un círculo de constante estrés y sufrimiento.

Experimentar este dolor es una experiencia que no debemos reprimir. Del dolor siempre pueden salir cosas buenas si nos permitimos vivirlo como se debe. Además, es tu oportunidad de mostrar que eres como un ave fénix, que renace de sus cenizas.

Hay que recalcar que de todo este proceso hay algunos aspectos positivos, por ejemplo, como ya lo mencioné, puedes monetizar tu sufrimiento. Otra cosa es que es una oportunidad perfecta para convivir contigo misma y conocerte un poco más. Es importante que recuerdes que a pesar del dolor el sol siempre vuelve a salir y la vida sigue.

Nuestros lectores también están leyendo articulos relacionados a este tema como: