¿Conoces la leyenda del pez y el mono? Una vez hubo una gran inundación en una selva que involucró a dos criaturas diferentes: un pez y un mono. El mono, al ser ágil, logró trepar un árbol y salvarse del agua. Mientras observaba el agua correr desde lo alto del árbol, vio a un pobre pez luchando contra la corriente. Con la mejor de las intenciones, el mono se agachó y tomó al pez del agua. Ya te imaginarás el fatal desenlace. Esto es lo que llamamos un choque cultural.

¿Ves la importancia de conocer al otro? Conocer las diferentes culturas es esencial para una interacción exitosa y evitar un choque cultural cuando estés de viaje, ya que cada cultura es diferente.

¿Qué es un choque cultural?

choque cultural

Un choque cultural es una experiencia negativa que puede darse cuando un individuo visita una cultura desconocida y se enfrenta a una situación que lo hace sentir incómodo, confundido u ofendido a otra persona debido a su identidad cultural; generando un malentendido.

Los efectos del choque son varias emociones, como ansiedad, frustración e incertidumbre. Experimentar los síntomas del choque no es nada grato, pero nos enseña.

Para comprender mejor qué es un choque cultural, primero es necesario entender qué entendemos por cultura.

¿Qué entendemos por cultura?

choque cultural

La cultura es el modo de vivir, de pensar y de sentir de los miembros de un grupo determinado o entorno cultural. Se caracteriza por los símbolos y significados compartidos. Las personas de una misma cultura comparten creencias, tradiciones y la forma de interpretar al mundo.

“La cultura es un software mental” – Hofstede

El famoso antropólogo Hofstede entiende a la cultura como una programación colectiva de la mente humana por la cual los miembros de un grupo se distinguen de los de otro.

Visitar una nueva cultura siempre es un desafío. Si te preparas, la experiencia será mucho más sencilla y placentera. Te resultará más fácil afrontar los cambios.

Aquí van 6 formas de evitar el choque cultural cuando estés de viaje:

Informarse

choque cultural

El primer paso, antes de visitar cualquier país o región, es informarse acerca de su cultura para evitar choques culturales.

Cada cultura tiene un código de expresión corporal diferente. El desconocerlo afecta la comunicación, genera malentendidos y puede ser percibido como una falta de respeto. Por eso, aprender sobre el lenguaje cultural de las personas nativas antes de viajar, es importante; ya que, la manera de saludar y la distancia interpersonal varían de país a país.

Conocer acerca de las tradiciones culturales, costumbres locales, las creencias y la religión, hace que podamos entender mejor las costumbres de dicha cultura y tener una orientación sobre qué nos vamos a encontrar.

El conocimiento a nivel social y a nivel histórico siempre nos ayuda a evitar la incertidumbre sobre qué nos podemos llegar a encontrar cuando viajemos. Obviamente, no podemos prever cómo será todo de antemano, pero sí nos dará herramientas para desenvolvernos de una mejor manera.

Si estás planeando un viaje con tiempo, lo ideal es que te propongas aprender el idioma. No hace falta que hables la lengua extranjera a la perfección, pero saber algunas frases básicas será beneficioso para evitar barreras de comunicación extremas, aparte de ofrecerte un crecimiento personal impresionante.

Hoy en día hay cursos y aplicaciones para dispositivos móviles gratuitas donde puedes empezar a sumergirte en el idioma. Otra buena forma de interiorizarte en el aprendizaje del idioma es viendo películas y leyendo noticias. Tienes que practicarlo lo más posible, y que no te dé vergüenza oírte como un novato para evitar a barrera del idioma. ¡Es mejor saber un poco de la lengua que no saber nada, sobre todo en momentos difíciles que tengan que ver con las barreras del idioma!

Mantener la mente abierta

choque cultural

El segundo paso es mantener la mente abierta, ser “open minded”; y entender que hay muchas maneras de hacer las mismas cosas. Desarrollar la tolerancia implica aceptar las diferencias, entre ellas, las diferencias culturales; aceptarlas y respetarlas.

No hay que juzgar a las personas por pensar o actuar diferente, ni comparar todo con nuestro país de origen.

Hay que tener paciencia y liberarse de los prejuicios que uno lleva consigo, para poder conectar con el otro.

Adaptarse

choque cultural

Saber adaptarse es una de las mayores virtudes. Ya lo dijo Darwin hace más de 200 años, no sobrevive el más fuerte sino el que mejor se adapta a los cambios.

Desarrollar nuestra capacidad de adaptación es crucial para nuestra vida y más aún, cuando se trata de integrarse en una nueva cultura.

No hay mejor manera de experimentar un viaje que sumergiéndote en la cultura de acogida. No te niegues a probar cosas nuevas, experimentar nuevos sabores, nuevos platillos, ¡anímate! Puedes sorprenderte, así que mantén una actitud positiva.

Pero date tiempo, porque el proceso de adaptación al choque lleva su tiempo.

No tomarse nada personal

choque cultural

La regla de oro: no tomarse nada personal.

Puede ser que tengas un choque de transición o te sientas ofendida en algún momento porque te traten de un modo diferente al que estás acostumbrada, no te lo tomes personal porque probablemente sea la forma de manejarse allí. Mantén una actitud cultural positiva, pero establece tus límites. Lo importante es que siempre te sientas cómoda.

No suponer

choque cultural

No hay que suponer que cada cultura es verdaderamente como lo indican los estereotipos. Si bien los estereotipos nos ayudan a darnos una idea general de cómo son las personas de una cultura en particular, suele ser una generalización exagerada que puede llegar ser un dolor de cabeza. Para lograr desenvolverte mejor, no generalices y trata de conocer a cada persona como individuo.

Observar

choque cultural

Cuando no sepas como actuar, observa el entorno. De esta manera aprenderás mucho y tendrás un guía de cómo comportarte ante determinadas situaciones. Mejorarás tu capacidad de respuesta.

En lo posible, actúa como los locales, replica su lenguaje corporal. Pero no te olvides de tus principios y valores.

Para finalizar…

El viajar siempre te abre nuevos horizontes, te da otra perspectiva de la vida y te permite enriquecerte de la diversidad cultural. Pero para ello, tienes que estar dispuesta a salir de tu zona de confort. Viajar es crecer. Y puedes hacer nuevos amigos si es lo que deseas.

Nuestros lectores también están leyendo articulos relacionados a este tema como: