Una mañana cualquiera, te miras en el espejo, no te gusta lo que ves y sin piedad empiezas a criticar cada detalle de tu aspecto y las decisiones que has tomado durante tu vida, porque no sientes que hasta ahora hayas hecho lo suficiente ¿Quién no lo ha hecho alguna vez? Lamentablemente, es algo con lo que lidiamos más de lo que nos gustaría admitir, por lo cual tenemos que empezar a practicar el amor propio.

El amor propio no nace de la noche a la mañana, es algo que se tiene que trabajar día a día con la intención de ser una mejor versión de uno mismo cada día que pasa, es un estado emocional y mental en el que nos sentimos bien con nosotros mismos.

Hay que mencionar que entre más practiquemos el amor propio, este se verá reflejado en varios aspectos de nuestra vida, andaremos con más seguridad, brillaremos sin que nos demos cuenta y la gente querrá que compartamos el secreto de nuestra felicidad, cuando éste solo es cuidar de nosotras.

¿Qué es el amor propio?

Amor propio no implica solo sentirse bien. Es más que leer frases inspiradoras, compartir nuestras vidas en redes sociales y salir con amigos; define ante todo nuestra capacidad para apreciar lo que hacemos y valorar lo que somos.

“Ámate a ti mismo primero y todo lo demás vendrá a continuación. Realmente tienes que amarte a ti mismo, para conseguir hacer algo en este mundo”. -Lucille Ball-

Es importante que como mujeres aprendamos a convivir con nosotras mismas, a continuación 10 consejos para combatir tu baja autoestima y poner en práctica el amor propio.

Establece metas y aprende a celebrar tus pequeñas victorias

amor propio

Es bueno tener al menos un propósito para levantarnos cada mañana, algo que nos permita seguir adelante y que nos motive en la vida. Puedes empezar con metas a corto plazo, como preparar un mejor café que el del día anterior o escribir sobre tu vida cotidiana.

No se llega a la felicidad cuando eres talla cero o cuando cumples los sueños frustrados de tus familiares, se alcanza cuando en el camino a cumplir nuestras metas, contemplamos el paisaje y admiramos lo que vamos logrando.

Perdónate a ti misma 

No seas tan dura contigo misma. Eres mucho más que tus errores del pasado, que tu ansiedad y que tus inseguridades. Eres fuerte e independiente y si has llegado hasta aquí es por algo. El simple hecho de levantarte cada mañana con la determinación de combatir lo que te depare la vida, es un gran logro.

Los seres humanos solemos ser muy duros con nosotros mismos, el ser responsables de nuestras acciones no implica que debamos castigarnos eternamente por ellas. Las personas que se aman a si mismas aceptan sus errores, aprenden de ellos y siguen adelante. ¡Decídete por perdonarte y continua tu camino!

Cuida tu salud física 

amor propio

Es importante que hagamos alguna actividad que mantenga nuestro cuerpo activo y saludable, pues se dice que hacer ejercicio ayuda a tener una mejor calidad de vida. Puede ser salir a caminar al parque de la esquina. Somos fieles creyentes de que la belleza interior es lo que más importa, pero no hay nada como hacer las paces con nuestro cuerpo, así que cuidar tu alimentación y un poco de actividad física, puede contribuir a tu bienestar físico. También es importante cuidar nuestras horas que sueño, tener buena intimidad e interacciones sociales saludables.

Cuida tu salud mental, establece límites

Establecer límites nos ayuda en el cuidado de nuestra salud mental, además que es una de las muestras más grandes de amor propio que podemos demostrarnos. Aprender a decir “no” a aquello que nos daña física, mental o emocionalmente es sano.

La salud mental es un tema muy complicado y muchas veces la dejamos de lado, pero procura cuidarla, incluso ir a terapia si crees que necesitas ayuda ¡Rompe con el estereotipo de que los psicólogos son para gente loca!

Agradece todos los días

amor propio

Trata de encontrar cada día al menos una cosa que agradecer. Escribirlo es una buena idea para poder leerlo en los momentos difíciles, ya que haremos un recuento de las cosas bellas que han pasado y podrás ver que después de los momentos amargos, volverá en algún momento la luz a nuestras vidas.

Leer nuestros logros siempre nos puede ayudar a obtener una mayor satisfacción personal.

Se empática contigo misma

Así como te esfuerzas por entender a los demás, haz lo mismo contigo. Trata de entender que no todo el tiempo tomas decisiones sensatas y que esta bien no estar bien todo el tiempo.

Ten la capacidad de autoaceptación en los momentos difíciles y comparte con tus seres queridos tus momentos de felicidad.

Abraza tus emociones

Permítete sentir todas y cada una de tus emociones. Nos han criado con la idea que sentirse triste esta mal, pero sentirse cabizbaja de vez en cuando es necesario para valorar los momentos de felicidad que hemos tenido. No es justo autoexigirnos ser felices todo el tiempo, además que es algo irreal.

Elige de quién te rodeas

amor propio

En todo debe existir un equilibrio. Cultiva relaciones sanas que aporten algo a tu vida o en su defecto, si no van a aportar nada, que al menos no te quiten energía. Puede ser agotador estar rodeado de personas extremadamente positivas o aquellos que se quejan de lo mal que los trata la vida. No dejes que cualquier persona entre a tu vida ¡Valórate mujer!

No te juzgues solo por tus errores

Solemos ser muy buenas para castigarnos por lo que hacemos mal y somos muy injustas al restarle importancia a nuestros logros. Bien dice el dicho “De los errores se aprende”, y bueno ¿no se supone que estamos aprendiendo a vivir nuestra vida de la mejor manera posible? Los defectos de una persona son los detalles que nos hacen especiales y diferentes.

Ámate incluso en la derrota: es importante tener nuestro sistema de apoyo, pero no debemos olvidar que nuestro principal soporte somos nosotras mismas. Al final del día, somos las mejores juezas de nuestras decisiones, pues solo nosotras conocemos a fondo las circunstancias que nos llevaron a ciertas situaciones. Darnos apoyo y soporte a nosotras mismas en momentos difíciles es importante, trátate con el mismo amor que sueles dar a tus seres amados.

Acepta que no puedes controlarlo todo

Un aspecto fundamental del crecimiento personal y el bienestar mental es aprender a aceptar que, aunque queramos, no podemos controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor. Siempre van a existir situaciones que se escapen de nuestras manos, y si no lo aceptamos, viviremos frustradas, inconformes e infelices.

Para fortalecer el amor que nos tenemos, lo ideal es empezar a aceptar que no todo se va a ajustar a lo que esperamos. Lo bonito de la vida es su capacidad para sorprendernos.

Nuestros lectores también están leyendo articulos relacionados a este tema como: