A veces queremos tanto a una persona que justificamos sus acciones que nos perjudican, ya sea de forma física o mental. Identificar a una amistad tóxica o persona tóxica puede llevar tiempo y aceptarlo otro tanto. Puede que las personas a nuestro alrededor se den cuenta de esa relación tóxica antes que nosotros, pero muchas veces nos ciega el amor que sentimos hacía esa persona tóxica que afecta nuestra paz mental, al punto que llegamos a justificar su comportamiento tóxico.

Bien dicen que es fácil juzgar una situación cuando se mira desde afuera, pero cuando se encuentra uno involucrado en esa relación de amistad, es difícil ver los hechos con la claridad necesaria. Si estás leyendo esto es porque probablemente está naciendo esa duda en ti con respecto a uno o varios de tus “verdaderos amigos” en tu círculo de amistades, así que lee con atención las siguientes señales que te podrán ayudar a identificar una amistad tóxica.

Minimiza o invalida tus emociones

amistad tóxica sentimientos

Algo ha salido mal en tu vida o simplemente tienes un mal día y lo único que quieres es un apapacho de un amigo, una simple palabra de aliento que te diga que todo va a estar bien, pero en lugar de eso te encuentras con comentarios incómodos como: “¿solo por eso te sientes mal?” “hay gente pasándola peor” o “hay problemas reales”.

Una persona que te quiere no minimiza tu sentir, puede que no te dé la solución a tu problema, pero al menos debería estar dispuesto a escucharte y ser empático contigo. No debes permitir que te prohíban sentirte mal, solo tú sabes cuánto te duelen las cosas y lo que te afectan. El hecho de que invalida tu sentir y que te diga que exageras es una clara señal de alarma para preguntarte si realmente le importas a esa persona que se hace llamar tu amigo cercano.

Usa chantaje emocional para que se haga lo que quiere

amistad tóxica

Este tipo de persona manipuladora no respeta lo que tú quieres. Siempre tiene que hacerse lo que esas personas toxicas desea, ya sea en una salida o en una discusión. Te hace crear sentimientos de culpabilidad mediante el chantaje emocional si no se hace lo que él quiere; usa frases como que no eres una buena amiga, que solamente piensas en ti o que no lo quieres ni valoras su amistad. En casos extremos puede llegar a amenazar con atentar con su integridad física para que se haga lo que quiere.

Este tipo de chantaje llega a ser muy desgastante y poco a poco te va quitando tu salud mental, pues empiezas a preocuparte únicamente en complacer a esa persona en dicha relación para que este bien y muchas veces llegas a descuidar tu salud emocional.

Solo te busca cuando necesita algo

amistad tóxica

Puede desaparecer por meses y de repente te manda un mensaje o te llama, pero es solo porque necesita tu ayuda. Ni siquiera le importa si durante su ausencia existió algún cambio en tu vida cotidiana, porque lo único que le interesa es sacar beneficio de ti, y si por alguna razón no puedes ayudar, automáticamente es una traición a su “dicha amistad”.

Eres un personaje secundario en su vida

amistad tóxica

A ti te pasa algo, bueno o malo, pero a esa persona SIEMPRE le va a pasar algo “más importante”. No puede permitir que alguien más se lleve los reflectores en ninguna circunstancia. Siempre quiere ser el protagonista y le molesta cuando algo bueno te está pasando porque en ese momento brillas más que él. ¡No permitas que nadie límite tu potencial!

Recuerda que en la vida hay espacio para que todos triunfemos y que cada uno es protagonista de su propia historia, no debes permitir que te roben tus momentos transformándote en un personaje secundario.

No puedes tener otros amigos

amistad tóxica

No quiere que tengas otras amistades, quiere monopolizar tu tiempo y hasta te hace escenas de celos porque sales o charlas con otras personas. Te trata de manipular diciendo que es una traición si pasas tiempo con otros amigos, volviéndose un amigo manipulador.

Recuerda que absolutamente nadie tiene derecho a decirte con quién puedes o no salir ni a pedirte que estés todo el tiempo con él. Necesitas tiempo para ti. Puedes tener diferentes grupos de amigos y eso no te vuelve mala persona o amiga.

Recuerda que

Es muy importante que pongas atención a las señales de si tienes una amistad tóxica, haz caso a tu intuición. Recuerda que antes que cualquier persona estás tú, luego tú y al último tú. Eres lo más importante y nunca deberías de sentirte mal por cortar lazos con una persona que drena tu energía. Si una persona no suma nada a tu vida, lo mínimo que puedes pedir es que al menos no te quite nada, pero si perturba tu salud mental, es mejor tomar caminos separados. Priorizarte NUNCA debería de ser motivo para sentirte avergonzado.

Cortar lazos con esas amistades tóxicas puede ser un proceso duro, pero vale la pena. Las personas cambian constantemente. Cambiamos costumbres, comidas, maneras de ser, amigos, gustos musicales, pensamientos, decisiones y eso puede hacer que ya no encajen en nuestro mundo, podemos seguir queriendo en recuerdos y distancias, quedarnos con lo que aprendimos de esa persona y seguir adelante. Porque es importante reconocer que todas las personas que pasan por nuestras vidas, tóxicas o no, nos dejan una enseñanza.

Por último, me queda decirte que en términos generales las amistades son como un viaje en un tren. Vamos en el mismo vagón, pero llega el momento en que tenemos que bajar en estaciones diferentes porque ya no vamos al mismo destino.

Nuestros lectores también están leyendo articulos relacionados a este tema como: